Blog No hay productos en esta categoría.

Subcategorías

  • Mi primer post: Sobre...

    Te explicaré sobre Monkey Wood, por qué llevo casi dos años dedicándome a lo que me hace feliz, a hacer de mi pasión mi oficio y por qué decidí compaginar el mundo de la arquitectura con la moda sostenible.

     ¡Hola! Soy Laura. Nací en 1992 en Guadalajara, donde desde muy pequeña creció en mi el interés por las expresiones artísticas: la pintura era y es mi principal pasión. También me encantaba todo lo relacionado con el universo handmade y las tareas manuales. Además, el estar en permanente contacto con zonas rurales creció en mi un profundo respeto por la naturaleza y los animales.

                   

    Estudié Arquitectura (puedes ver algunos de mis proyectos aquí), y fue entonces cuando descubrí la rehabilitación y me especialicé en construir con madera: me enamoré de la madera natural y todas sus posibilidades. Además la moda siempre me ha encantado, y al conocer el universo de la sostenibilidad me di cuenta de que no encontraba accesorios que me gustasen y a la vez fuesen sostenibles.

     

    ¿Y si pudiese emplear mi material favorito para dar con la solución? Así que me hice con mi queridísima cortadora láser y unas cuantas maderas recicladas. Y me puse a diseñar esta vez de una forma diferente: ahora los edificios que creo son mucho más pequeños: son joyas de madera. Actualmente compagino pequeños encargos de arquitectura con mi proyecto Monkey Wood.

     

    Cuando imaginé dedicarme a diseñar y crear joyitas de la forma más sostenible que fuese capaz tuve que elegir el nombre de la que sería mi marca. Seguro que te estás preguntando de dónde viene este nombre. ¿Monkey Wood? Detrás de cada nombre hay una historia y esta tiene una explicación muy sencilla y personal. El mono es mi animal en el horóscopo chino, además de pequeña me encantaba trepar como un «monito» por los columpios. ¿Y madera? ¡ADIVINA! Como puedes imaginar es mi material favorito, el cual empleo en TODOS mis proyectos. Monkey Wood es el resultado de la combinación de ambas.

     

    Hoy en día tengo la inmensa suerte de seguir adelante con este proyecto, dando vida a  joyas sostenibles y artesanales de madera natural apostando por el futuro mediante el eco-diseño. Diseñar y crear con mis manos sigue siendo tan mágico para mi como lo era cuando era niña. Disfruto como una enana cuando mis clientas reciben mis creaciones y se enamoran de ellas.

     

    Pero ya se sabe que a una persona se la conoce bien no por lo que cuenta de sí misma, sino por lo que las demás dicen de ella. Así que te invito a que me conozcas más y, si lo deseas, formes parte de este maravilloso universo de madera. ¡Gracias por leerme!

     

    Un abrazo virtual,

     

     

    Laura

     

  • La Cosmética ecológica...

    Atrás quedaron los tiempos en los que el consumismo sin consciencia estaba a la orden del día.

    Compras de cualquier cosa que no fuese una necesidad, por cualquiera de las razones, ya fuese para satisfacer una carencia más intrínseca o por ningún motivo concreto más que el de consumir. 

    Los tiempos han cambiado, nos enfrentamos a una situación sin precedentes en la que las personas invierten tiempo en preocuparse de cómo sus actos afectan a los otros y al planeta.

     La vida y salud propias, y el respeto por la vida ajena está ganando terreno, consolidándose en la conducta de compra de las personas. Hoy pensamos más que nunca en comprar en marcas con alma, que se preocupen por cuidar de nuestro hogar – el planeta – y de los seres que en éste habitan.

      

    Cosmética natural. Un ejemplo de desarrollo sostenible:

    El mundo de la cosmética está siguiendo una senda de consumo responsable con más velocidad si cabe que el resto de sectores.

     

    Ésta se ve favorecida por el auge del maquillaje en las redes sociales y en los videotutoriales de maquillaje de youtube, donde se gana visibilidad del público de masas que consume estos contenidos, generando por tanto una concienciación también en masa.

     Las nuevas generaciones tienen también mucho que ver en esta tendencia, y es que la influencia generada por líderes de opinión como Greta Thumberg ha traído a los jóvenes la realidad de la situación que acontece en el planeta, promoviendo con el conocimiento que divulga, que los menores partan de una base educacional donde la concienciación por el medio es protagonista.

     La combinación de estos dos aspectos ha hecho que nazcan nuevas marcas de cosmética sostenible, marcas que promueven la cosmética ecológica desde la fabricación de productos con ingredientes 100% naturales, respetuosos con el medio y que sean Cruelty Free (no testados en animales).

      

    Beneficios de la cosmética ecológica:

     Los beneficios de los cosméticos bio tienen como gran punto de partida el que si los usamos, estamos evitando el uso de químicos perjudiciales que existen en los cosméticos convencionales porque estaríamos sustituyéndolos.

    No tenemos que olvidarnos que nuestra piel es el mayor órgano del cuerpo, y tiene una función de intercambio con el medio. El 60% de lo que aplicamos a la piel es absorbido por ésta, lo que implica que a diario estamos “agrediendo” nuestra salud con el uso de champús, geles de baño, cremas, aceites… convencionales plagados de químicos.

    Evitar su uso ya es de por sí un ventaja, si además los sustituyes por cosméticos ecológicos podrás beneficiarte de:

     

    · La cosmética ecológica está plagada de principios activos beneficiosos para tu salud (según los ingredientes del cosmético, puedes encontrar un abanico tremendo de beneficios). Éstos principios activos actúan no sólo en tu piel, sino que “alimentan” desde ella a tu organismo con beneficios naturales. “Alimentar· mejor que 2agredir”, ¿no crees?.

     

    · Este tipo de productos de belleza naturales promueven resultados a corto, medio y largo plazo de manera continuada. La cosmética convencional palia de manera inmediata y radical aquello que queramos remediar (arrugas, líneas de expresión, flacidez, tono de la piel…), pero a largo plazo es donde se aprecian las diferencias. Con los productos naturales lograrás que el resultado sea continuado, más estable, y por tanto tu piel lucirá más bonita y sana.

     

     · Usándola harás de éste un mundo mejor. Por norma general las marcas de cosmética bio están más concienciadas. Tienen un grado de compromiso mayor que abarca desde la propia producción de sus productos, pasando por la reducción de residuos o la selección de materiales respetuosos y biodegradables en sus envases hasta la colaboración en proyectos sin ánimo de lucro para regeneración del medio o defensa de los animales.

      

    ¿Dónde encontrar marcas de cosmética natural?

     Hoy en día, afortunadamente,  es más fácil que nunca encontrar este tipo de productos, incluso en las parafarmacias podrás hacerlo; y esperamos que cada vez sea incluso más sencillo, porque eso significará que somos personas más concienciadas a la hora de escoger qué consumir.

     Eso sí, si te gustan las marcas de cosmética nicho, de ingredientes 100% naturales, podríamos recomendarte muchas, pero queremos destacar las marcas exclusivas y especiales de la tienda online de cosmética natural Biosplendor. Es una página web que vende muchas de  las mejores marcas de cosmética ecológica y otras que siguen siendo igual de buenas pero más especiales, menos conocidas.

     En ella podrás encontrar productos para la cara, el cuerpo, el cabello con ingredientes de altísima calidad 100% naturales, por lo que os recomendamos esta tienda sin lugar a dudas. Además, se ha convertido también en nuestro lugar preferido para comprar maquillaje orgánico online.

  • Bosques limpios,...

    En España el fuego arrasa 100.000 hectáreas al año. Además, los datos apuntan a que en los próximos años no harán otra cosa que multiplicarse y en gran parte es debido al cambio climático y al aumento de la temperatura.

    Observar los bosques y analizar su estado de salud es fundamental para anticipar posibles riesgos ¿Sabías que en el 37% del país está cubierto de superficie forestal? Una forma de prevenir los incendios consiste en LIMPIAR LOS BOSQUES sin afectar a las especies que viven en ellos. Pero es que además de prevenir incendios, limpiando los bosques también se puede obtener #energía. ¡Te cuento cómo!

    Hojas secas, pequeñas ramas, raíces… son material combustible que alimenta vivamente los incendios forestales. Pero también puede alimentar el ganado o las plantas de biomasa. Limpiar los montes de residuos naturales es sencillo y, además, provechoso para algunos sectores como la ganadería o la energía renovable. En 2018 se aprobó el Protocolo de Aprovechamiento Sostenible de los Espacios Forestales, que busca la gestión inteligente del paisaje forestal y la creación de bosques resilientes y resistentes a los incendios. Una de las tareas principales de esta iniciativa es reducir el exceso de combustible que se genera en los montes (entre 15 y 70 toneladas al año) y utilizarlo para producir energía.

    ¡Pero adivina qué! En este proceso de la limpieza del bajo bosque se obtiene LA MADERA que utilizo en mis creaciones: árboles secos o caídos por las inclemencias del tiempo, ramas y podas de arbustos. Y al igual que hago en Monkey Wood, existen diversas iniciativas para aprovechar los bosques de manera responsable y contribuir a su protección. Y en todas ellas el origen es el mismo: la sensibilización de las personas. Una sociedad que desconoce el estado de sus bosques difícilmente prestará atención a las soluciones que pueden e intentan mejorarlos. Apostar por modelos que eduquen en sostenibilidad y promuevan estas alternativas es determinante para mejorar la vida de las personas y también del planeta.

    Si quieres encontrar más información interesante sobre un planeta inteligente te recomiendo la cuenta de #twitter de @CrisDelEstal

    ¡Hasta la próxima!

    Laura

  • Madera Sostenible en...

    ¿Sabías que por cada tres árboles talados sólo se planta uno? No queremos destruir nuestros bosques: son ecosistemas esenciales para el planeta y para nuestra vida. Es por ello que hoy quiero hacerles un pequeño homenaje recopilando datos curiosos que quizá no sabías sobre ellos* ¡No te lo pierdas!

    1. Los bosques ocupan actualmente unos 4.000 millones de hectáreas, que representan en torno al 31% de la superficie del planeta. Por otro lado, en los últimos diez años el promedio anual de desaparición de los bosques ha llegado a ser de 5,2 millones de hectáreas anuales.

     

    2. Según datos de la ONU, alrededor de 1.600 millones de personas dependen de los bosques para vivir, ya que estos desempeñan un papel fundamental en la vida de las comunidades rurales suministrando, entre otros recursos, madera, alimentos, forraje y medicinas. Como se explica en el documento El futuro que queremos, surgido de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible Río+20: "La amplia gama de productos y servicios que proporcionan los bosques crean oportunidades para hacer frente a muchos de los problemas más acuciantes del desarrollo sostenible."

     

    3. Los bosques ofrecen muchas funciones beneficiosas que no siempre están cuantificadas en términos económicos: ayudan a mitigar el cambio climático al almacenar carbono, protegen el suelo de la erosión y ayudan a conservar los recursos hídricos.

     

    4. Se calcula que los bosques albergan cerca del 80 % de la biodiversidad terrestre, y solo en la cuenca del Amazonas se usan más de 1.300 especies con fines medicinales. Sin embargo, la deforestación de los bosques tropicales origina la extinción de hasta 100 especies diarias.

     

    5. Cada año desaparecen miles de hectáreas de bosques submarinos, principalmente debido a la contaminación, a las prácticas de pesca agresiva, a las especies invasoras y a la construcción en la costa. Según datos de Oceana, los bosques y praderas submarinas son ocho veces más productivos que los bosques tropicales, pero su destrucción pasa inadvertida.

    Por eso en Monkey Wood colaboro con proveedoores que obtienen madera de árboles SIN TALAR: algunos han caído de forma natural, otros son restos de otros procesos industriales. TODO se puede aprovechar sin talar NI UN ÁRBOL MÁS Pero, ¿cómo podemos asegurarnos de que no contribuimos a la destrucción de nuestros bosques cuando compramos algún producto de madera? Gracias a los sellos de certificación sostenible, ¡Sigue leyendo!

    Existe el sello FSC (Forest Stewardship Council), una certificación que garantiza la correcta gestión de los recursos forestales que acaban convertidos en diferentes productos de consumo. Pero ya te sonará que la sostenibilidad no sólo debería aplicarse mejorando en el sentido medioambiental: también debería aplicarse al ámbito social. Y así nació el sello de Madera Justa de la mano dela Fundación COPADE, integrando todas las garantías del sello FSC pero dando un paso más allá: además de tratarse de productos que proceden de bosques gestionados de forma sostenible, la comercialización se lleva a cabo bajo los criterios éticos del Comercio Justo y que los derechos de trabajadores y trabajadoras son respetados. ¡ESTO SÍ ES SOSTENIBILIDAD!

     

    Fue una alegría enterarme de que existen en España empresas comprometidas con estos valores: Así es como hace ya algunos meses pasé de utilizar madera con el sello FSC a emplear siempre Madera Justa en todas mis creaciones. La sostenibilidad es una gran cadena que formamos entre tod@s, desde la obtención de los materiales hasta llegar al consumidor. Así que GRACIAS, a ti y a cada parte que forma parte de ella.

     

    ¡Nos vemos pronto!

    Laura

     

     

     

     

     

    *Datos obtenidos gracias a este artículo de la revista Muy Interesante 

  • Cinco claves para...

    Cada vez somos más las personas que tomamos conciencia de la necesidad de adquirir hábitos tengan un afecto positivo y permitan el equilibrio de nuestro planeta. Las marcas de moda y complementos cada vez hacen más esfuerzos para ser más ecológicas bajo las etiquetas de Slow fashion, joyería ética, moda ecológica, moda sustentable, moda saludable, moda lenta o moda ética. Pero ¿Qué claves debemos saber para identificar la auténtica moda ética?

     

    En este artículo vamos a explicarte el verdadero significado de la moda sostenible y qué claves podrás tener en cuenta a la hora de decir no al fast fashion. ¿Quieres descubrirlo? ¡Te lo contamos todo!

     

    Seguro que ya te suena el concepto de moda sostenible y tienes una idea aproximada de lo que es: una alternativa saludable a la moda convencional, que aúna cuidado medioambiental, respeto de los derechos humanos de trabajadores y trabajadoras, y protección de la salud al elaborarse con materiales naturales libres de componentes tóxicos. ¡Todo ello, en un solo producto!

     

    Podríamos decir que la moda sostenible implica el uso de prendas o complementos que poseen criterios de valor, valores que sólo podemos conocer si las marcas son transparentes, ¡Nos contarán toda la verdad de lo que hacen! De esta forma podremos identificar todas las claves de si la moda que ofrecen es sostenible:

     

    1.       Moda con impacto positivo y economía circular

     

    Trabajan siempre con el propósito de minimizar el impacto medioambiental para preservar y mejorar la salud del planeta. ¿Cómo lo hacen? Incluyendo productos creados a partir de materias primas y métodos que respetan el planeta, el reciclaje de otras materias o upcycling y la recuperación de moda y accesorios vintage.

    Además es indispensable que incorporen a sus procesos la economía circular, procurando reutilizar materiales y servicios sin perder de vista algo muy importante: La economía circular no es solo reciclar: También es cambiar el modelo de negocio y plantear nuevos esquemas de consumo pensando siempre que los recursos son finitos.

     

     

    1.       El respeto a las personas es esencial

    En la moda sostenible el respeto a las personas es una parte esencial: los trabajadores y trabajadoras deben tener unas condiciones dignas de empleo y crear una marca que favorezca la economía y producción local, así como la recuperación de empleos.

    De esta manera si una marca controla todo el proceso de diseño, fabricación, transporte y comercialización de sus productos podrán garantizar que se cumplan los derechos laborales del comercio justo

     

     

    1.       Emplean materiales naturales y orgánicos (o reciclados)

    La moda sostenible debe incorporar necesariamente materiales naturales y orgánicos o bien reciclados. Además de saber qué materias primas se han empleado será casi igual de importante conocer su procedencia. Entre dos prendas distintas elige aquella realizada con tejidos orgánicos como el algodón orgánico, el tencel, el bambú o el cáñamo; o tejidos reciclados, telas que han sido obtenidas de restos de stocks o de otras prendas existentes que ya nadie quería. Si compras artículos de madera procura que sean de madera reciclada y con el sello de madera justa para asegurarte de que no se talan más árboles para su producción. Este último caso es el de Monkey Wood, donde todas las joyas están hechas con madera justa de árboles sin talar, ¡Descubre sus joyas para amantes de la naturaleza!

    Sostenibilidad implica usar materiales pensando no solo en reducir el impacto negativo en nuestro planeta, sino en aportar un impacto positivo. Tejidos orgánicos, compostables, reutilizados o creados a partir de deshechos. Será importante también el uso de tintes naturales y de procedencia vegetal para garantizar los derechos de los animales.

    Pero, ¡CUIDADO! No siempre que un material parece ‘ecológico’ lo es. Es el caso por ejemplo, del bambú: crece muy rápido, pero a veces se cultiva con pesticidas y luego se trata con sustancias químicas para convertirlo en tejido o accesorios. Para asegurarnos de que un producto sea sostenible lo mejor es, observar si posee un sello de calidad (te lo contaré más adelante).

     

    1.       Ecodiseño para el máximo aprovechamiento

     

    El ‘ecodiseño’ o diseño sostenible se refiere, a grandes rasgos, al diseño y composición de patrones y accesorios teniendo en cuenta que se pueda aprovechar al máximo el tejido o material, evitando desperdicios.

    A esto se suma la producción de diseñadores locales que emplean materia prima de la zona. Se reduce la contaminación por transporte, los desechos son menores… ¡Todo son ventajas! Además, de esta manera potenciaremos la economía del país, algo que nos beneficia a todos. También en este sentido es interesante optar por productos que hayan tenido en cuenta la huella de carbono que genera su negocio y hayan intentado minimizarla el máximo posible. Una solución es la producción y comercio local frente a la deslocalización.

    En el ámbito del ecodiseño no podemos olvidar la necesidad de un packaging reciclable y sin plástico: Cada vez tenemos más interiorizado que debemos eliminar los plásticos del packaging de los productos en todas nuestras compras, puesto que todo elemento de un solo uso genera residuos y por tanto contamina.

     

    1.       ¿Muy bajo precio? No te fíes… Y busca los sellos de moda sostenible

    El equilibrio entre lo que cuesta un producto y su calidad debe existir para poder cumplir todos los puntos anteriores de comercio justo con materiales duraderos y sostenibles. Si una prenda o un accesorio es muy barato… ¿Cómo será posible que los trabajadores y trabajadoras reciban un sueldo digno? ¿Cómo nos aseguraremos de que tiene una calidad adecuada? Para ello existen las certificaciones y etiquetado: en moda buscaremos prendas con certificado GOTS o al menos el sello Oeko Tex. En productos de madera buscaremos el sello de Madera Justa, etc. Puede además que en cada país los sellos varíen, ¡Infórmate!

     

    Una última clave… La sostenibilidad al cien por cien no existe.

    Lo más sostenible es ser conscientes de lo que compramos. No te agobies porque en tu armario no haya prendas de algodón orgánico, unos vaqueros reciclados o una mochila de cáñamo.

    Vestir sostenible es, sobre todo, comprar de forma responsable. Reducir el consumo es la clave para que el cambio sea posible.

    Por lo tanto si nos aseguramos de que cumplimos estos tres puntos:

    -        Consumimos menos y sólo lo que sabemos con certeza que nos va a satisfacer a corto y largo plazo

    -        Compramos ético y ecológico (¡Recuerda los sellos de certificación!)

    -        Apostamos por la calidad frente a la cantidad

     

    Te aseguramos que estarás en el camino correcto hacia la sostenibilidad. Ahora es tu turno, ¿Apostarías por la moda sostenible? ¿Qué crees que podemos mejorar entre todos para ser más responsables en nuestro consumo?

     

    ¡Comparte tu opinión en los comentarios!